General Pico, Viernes 05 de Marzo de 2021
Lunes a Viernes de 7:00 a 9:30 hs - FM Láser

RADIO LÁSER 98.5 EN VIVO

NOTICIAS

23-01-2021
Compartir
Tweet
Odiado por los pampeanos por el Acueducto, por Prodinco, por la muerte de dos bomberos y por cheques rechazados: Increible pero real, Gualtieri vuelve a tener protagonismo en la obra pública pero bonaerense.
Gualtieri llegó a La Pampa de la mano del acueducto Río Colorado, una de las empresas de mayor envergadura económica de los últimos años y la de mayor importancia de la provincia. Ahora aparece en la obra pública bonaerense a raíz de haber ganado licitaciones que comprenden obras de gran impacto social y productivo, reveló el diario La Arena. EN LA FOTO ES LA PERSONA QUE TIENE BARBA

Esta reaparición de, cuya finalidad es la de superar los factores limitantes de la producción y el desarrollo de la región. En este caso se trata del río Salado de la provincia de Buenos Aires, no el Salado que ingresa a La Pampa por el noroeste.
La empresa Sabivisa SA, cuyo responsable es precisamente Victorio Américo Gualtieri, es la encargada del 50 por ciento de las obras que contempla ese plan. Sabivisa fue contratada por la Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica, dependiente del Ministerio de Obras Públicas, y es inspeccionada por la Dirección Provincial de Hidráulica de la Provincia de Buenos Aires.
«Esta cuenca abarca más de la mitad de la Provincia de Buenos Aires y se caracteriza por presentar en forma periódica inundaciones y sequías prolongadas, lo que genera pérdidas de gran magnitud en el sector agropecuario y en la infraestructura vial y urbana», afirmó Gualtieri.

El Acueducto de La Pampa, sus vínculos con el poder políticos de los 90 en el orden local, provincial y nacional

El empresario ganó la licitación de esta obra que se le adjudicó en junio de 1998 y que comenzó rápidamente.

En diciembre con la obra prácticamente paralizada, en medio de críticas de todo el arco opositor político de la provincia y sectores productivos, el gobierno de La Pampa, ante su incumplimiento, le rescindió el contrato, que en su momento se licitó con un presupuesto oficial de $183 millones y Gualtieri ganó con una oferta de 136 millones de pesos.

La obra del acueducto, en el año 1998, se financió con 183 millones de pesos, a través de un aporte de la Nación habilitado por el ex presidente Carlos Menem a la fidelidad del ex gobernador Rubén Marín.La preadjudicación fue un escándalo: quedaron afuera Supercemento, la francesa Dumnez, Techint y Roggio. Los descalificaron técnicamente. La licitación la ganó quien ya sonaba: el empresario Victorio Américo Gualtieri. El gancho de la oferta -algo hablado con el gobierno local- fue un precio casi irreal de 138 millones de pesos- dólares y una fábrica de caños en General Pico, ciudad golpeada por la desocupación. A poco de andar el monto se amplió a 183 millones de pesos-dólares: "los pampeanos no ponemos un peso, es un aporte de Nación", justificó el ex gobernador Rubén Marín.Gualtieri no pudo terminarla, no tenía ni la capacidad técnica ni la financiera. El 5 de diciembre de 2000 le rescindieron el contrato.Luego el gobierno pampeano llamó a un concurso de precios: fueron invitados Supercemento, SADE (que luego pasaría a ma nos de la sueca Skanska) y Techint. Primero fueron separados pero en la segunda oferta, Skanska y Techint se presentaron en una UTE y ganaron la licitación. El contrato se firmó en agosto del 2001 por 78 millones de dólares para completar la obra.

La historia comenzó a mediados de 1998, cuando el gobierno pampeano adjudicó la faraónica obra presupuestada en 180 millones de dólares, cuyos fondos provienen de la Nación y se pagarán en 10 cuotas anuales de 18 millones. Desde la presidencia de Menem, cuentan, recomendaron a Gualtieri a La Pampa, conducida por entonces por el gobernador Marín. La oposición fue durísima a advertir que esta empresa no estaba capacitada. Todo aquel conoce la historia Gualtieri La Pampa, recordara como funcionarios provinciales y locales hacían cola para sacarse fotos con el empresario ni bien empezó la construcción de a la larga inconcluso Acueducto del Rio Colorado o aquel desfile para tener la foto cuando se inauguraba la fábrica de caños Prodinco, del propio Guatieri, que abastecería la obra. La misma que ocuparía un depósito en la exfabrica Zampieri y un domingo de agosto de 1999, un voraz incendio provocaba la peor tragedia en General Pico, con la muerte de los bomberos Javier Pérez y Manuel Olguín. 

Este mismo Gualtieri es el que vuelve la escena de la obra pública bonaerense, territorio conducido por el kirchnerista Kicillof. 

Victorio Américo Gualtieri se quedó con la adjudicación presentando un presupuesto sensiblemente menor – 132 millones-. Para el mandatario pampeano, el empresario reunía los mejores requisitos, tanto financieros como en sus antecedentes. Luego Gualtieri acordaría con el gobierno provincial aumentar el caudal de extracción de 1, 3 metro cúbico por segundo a 2 metros, asegurándose la diferencia. 

Las especificaciones técnicas indican que la gran obra (desarrollada hoy en un 30%) contempla la construcción de un acueducto troncal que parte de Pichi Mahuida, tomando el agua del Río Colorado, única fuente superficial permanente que dispone en condominio la provincia, hasta General Pico, en un tramo de 396,35 km. De allí se desprenderán 5 ramales secundarios, alimentados por el acueducto troncal, alcanzando así 635 km., incluyendo 13 estaciones de bombeo secundario.

En agosto del 2000 el diario La Nación publicaba palabras del ex gobernador Rubén Marín: "Hemos contratado una obra. Si Gualtieri cumple, nosotros cumpliremos. Si no cumple, dejaremos de cumplir y buscaremos otra alternativa." En los últimos días de julio del 2000, varios empresarios pampeanos recibían de vuelta cheques emitidos por Gualtieri. Económicamente dejó el tendal en General Pico.

Hasta principios de la década del 90 Victorio Américo Gualtieri era un desconocido empresario de la construcción. En esos años su ascenso fue tal que llegó a manejar un grupo de 20 sociedades cuya facturación se llegó a estimar en unos 200 millones de dólares al año.

A fines de esa década Gualtieri figuraba en el cuarto puesto entre los contratistas más grandes de obras públicas del país, sólo por debajo de las firmas Techint, Benito Roggio y SADE.

Pero el vertiginoso ascenso del constructor, oriundo de la ciudad bonaerense de Dolores, se produjo durante la gestión de Eduardo Duhalde como gobernador de la provincia de Buenos Aires, entre 1991 y 1999.

En noviembre de 2001 se retomaron los trabajos del acueducto tras un concurso de precios que efectuó el gobierno de La Pampa y que ganó la empresa Sade-Skanka-Techint.

Su apellido grabado por el momento más tragico que vivió General Pico

El apellido Gualtieri está grabado en la memoria de los pampeanos, yen particular de los piquenses, no sólo por el acueducto que no terminó porque se presentó en convocatoria de acreedores, sino también por el incendio en una fábrica de tubos en el que murieron dos bomberos. Fue en la exfábrica Zampieri, agosto de 1999, se llevó la vida de los bomberos Javier Pérez y Manuel Olguín. 

 

Se quiso fugar hace más de 17 años:  En junio del 2003 fue detenido por una orden de captura a raíz de supuesto contrabando. La fiscal federal Marta Odasso informó que el empresario Américo Gualtieri fue detenido ayer cuando intentaba salir del país, por una causa que se le inició en La Pampa por "presunto contrabando, por la cual tenía pedido de captura".

La fiscal Odasso explicó que la causa por la cual quedó detenido Gualtieri se originó hace unos tres años cuando un vecino de la localidad de Cuchillo Co presentó una denuncia ante el Juzgado de General Acha, 100 kilómetros al sur de Santa Rosa, a cargo de Manuel Álvarez.

La denuncia se efectuó a raíz de que la empresa Gualtieri, en momentos que construía el acueducto Río Colorado, había dejado en la zona de Cuchillo Co, unos 340 kilómetros al sudeste de Santa Rosa, un contenedor abandonado con "material peligroso" para la comunidad.

Al investigar el hecho, la policía realizó un peritaje y constató que se trataba de "material explosivo compuesto por detonadores y cartuchos" de explosivos.

Al declararse incompetente el juez Álvarez, la causa pasó al juzgado federal de Santa Rosa, a cargo de Pedro Zabala, quien citó al empresario a indagatoria el 12 de abril de este año "y nunca se presentó ni tampoco acreditó permiso y registro para poseer ese tipo de material que se encontró en el contenedor", señaló Odasso.

"Por este motivo se publicó el pedido de paradero en el Boletín Oficial, vencido el plazo se lo declaró rebelde y se dispuso el pedido de captura ante la Policía Federal y Migraciones, motivo por el cual ayer cuando fue al aeropuerto para viajar a Montevideo, quedó detenido", agregó la fiscal.